MANUAL DE INSTRUCCIONES

|¿Cómo empezar a ocuparte de las finanzas de tu emprendimiento?|

Soy una apasionada de emprender. Una apasionada de poder vivir de lo que me apasiona, de que vos puedas vivir de eso que te hace brillar de felicidad. Soy una apasionada de ser mi jefa, la única dueña de mi tiempo y de lo que produzco en ese tiempo. Una apasionada de vos puedas elegir ser tu jefa, de que puedas ser la única dueña de tu tiempo y de lo que generas en él.

Soy una activista de #ElijoSerMiJefa. Claro, para quien sueña con eso.

Pero es importante que te diga esto: NO ES TAREA FÁCIL.

Emprender, montar un negocio y llegar a vivir de él es un trabajo arduo y que requiere de prestar atención a muchas cosas para poder hacerlo con éxito.

Y ahí es donde entró yo. Mi trabajo -gracias al universo- es ayudar a emprendedoras que quieren vivir de eso que las hace vibrar de placer, a controlar económicamente, financieramente, legalmente y en lo relativo a la gestión a sus negocios para que logren generar cada vez mayor rentabilidad y que su emprendimiento sea saludable, ajustado a las leyes y si es posible, también socialmente responsable, para que puedan, justamente, vivir de él y de ser posible, tener un impacto positivo en la sociedad.

Ya se, te asuste. Pero no. No tenes que asustarte, por el contrario, tenes que ocuparte.

Seguro te estas preguntando por donde empezar. Y de eso vamos a hablar. ¿Por donde empezar a ocuparte de las finanzas, de la economía, de la gestión de tu emprendimiento?

Antes que nada, no puedo dejar de decirte que lo ideal es empezar a ocuparte de estos temas aún antes de empezar tu emprendimiento. Lo ideal es a partir de la convicción de querer emprender, buscar en que y armar un plan de negocios para desarrollarlo y evaluarlo, que lo sustente y que te sirva de hoja de ruta para empezar a moverte.

Pero aún cuando no lo hayas hecho, siempre estas a tiempo de arremangarte y empezar a trabajar para tomar el control y poder llevar a tu emprendimiento a donde queres que éste.

Eso si, como punto de partida, es importante que tengas en cuenta que para tener un emprendimiento saludable y rentable, no alcanza con suponer que algo te esta dejando porque en la practica ves que siempre algo te queda, tampoco alcanza incluso con que te pague un sueldo que te sirva para vivir.

Tener un negocio rentable, con una gestión saludable, que no tenga limites en su potencial crecimiento requiere mucho más. Entre otras cosas, lo siguiente:

  • Tenes que tener clarisimo que estas gestionando una empresa, TU empresa, por más mini que al principio sea. Si no logras ver esto y actuar en consecuencia, seguramente serás vos misma la que impida el crecimiento de tu negocio.
  • Tenes que plantearte y trabajar para cumplir objetivos financieros que le permitan a tu emprendimiento ir creciendo.
  • Invertir y hacer mejoras constantes para crecer. Para esto, es importante generar un fondo para reinvertir.
  • A medida que tu negocio empiece a crecer vas a tener que empezar a delegar tareas. Es importante que lo aceptes y lo planifiques. Esto va a implicar tener que pagarle a tus colaboradores.
  • Con las ganancias de tu negocio, que no son tuyas, sino del negocio, generar un fondo de reserva.

Ahora, teniendo todo eso en cuenta, te invito a seguir leyendo este MANUAL DE INSTRUCCIONES que pensé para vos, para que sepas CÓMO EMPEZAR A OCUPARTE DE LAS FINANZAS DE TU EMPRENDIMIENTO.

Tenes que ver a las finanzas, a los números de tu emprendimiento, como una brújula que te indica el camino que tenes que recorrer para ir llevando tu negocio primero al éxito, después a seguir creciendo siempre un poco más.

Son las finanzas, los números, y los distintos análisis que podes hacer de ellos los que te dicen, te indican con exactitud si tu emprendimiento va por buen camino o no.

Voy a decirte una verdad que creo irrefutable: para lograr vivir de eso que amas hacer si o si tenes que tener bajo control a tus finanzas. Sino, aunque al principio parezca que podes hacerlo al tun tun, en algún momento se te va a ir de las manos y chau. Perdiste.

Y tengo una verdad más para decirte: el hecho de que hoy tu negocio no este yendo como quisieras, no significa que con trabajo, no puedas lograrlo. Lo importante es darte cuenta de que tu negocio esta en problemas y pongas manos a la obra para detectarlo y empezar a ensayar todas las posibles soluciones que te puedan permitir reflotarlo, para empezar a plantearte objetivos y empezar a crecer.

Pero ¿Por dónde empezar?

Acá vamos.

  1. Separa tus cuentas personales de las cuentas de tu emprendimiento.

Es importante que tengas super en claro que vos sos vos y tu emprendimiento es tu emprendimiento.

Por supuesto, tu emprendimiento tiene que darte para que puedas pagar tus cuentas personales (vivir de él) e incluso, más adelante, para que puedas ahorrar.

Pero OJO, esto de ninguna manera significa que puedas mezclar las cuentas, las finanzas. Son cosas absolutamente separadas. Incluso deberías tener cuentas bancarias exclusivas para cada cosa y tarjetas de crédito también.

  1. TU EMPRENDIMIENTO TIENE QUE PAGARTE UN SUELDO FIJO.

Si, sos la jefa, pero también sos “empleada” de tu emprendimiento. Trabajas diariamente para él.

Así como tu negocio tiene que pagar el alquiler, la factura de luz y la de internet, tiene que pagarte tu sueldo fijo, para que vos puedas vivir de él.

Esto tenes que planificarlo desde el día cero. Vos no tenes que vivir de las ganancias de tu emprendimiento. Vos tenes que vivir del sueldo fijo que tu negocio te paga.

Las ganancias son de tu emprendimiento, y a vos, como su dueña, te va a tocar planificar su destino. Pero nunca el destino va a ser que vivas de ellas. Simplemente porque aun antes de que haya ganancia, vos ya tenes que estar viviendo de tu emprendimiento con el sueldo fijo que te paga, entre los costos fijos que afronta tu negocio.

  1. Llevar absoluto control de tus costos y de tus ventas.

Es indispensable que conozcas a la perfección cuales son los costos de tu negocio y que sepas identificar cuáles son costos fijos y cuales son costos variables.

Lleva registro de tus costos todos los meses, separándolos en esas categorías.

Si tenes problemas con tus costos, y es necesario reducirlos es importante que tengas super en claro cuales son para poder encontrar la forma de hacerlo. La forma por excelencia es invertir para comprar en cantidad pero no siempre es aplicable.

También debes llevar registro de tus ventas.

Todos los análisis financieros que podés hacer de tu negocio implica conocer ciertas variables y cuando llegue el momento es a esos registros a los que vas a tener que recurrir.

  1. Conoce tu punto de equilibrio.

El punto de equilibrio es el punto en que tu emprendimiento empieza a mantenerse sólo. Por eso es justamente el primer objetivo que cualquier emprendedor debe plantearse.

Conocerlo desde el principio va a ayudarte a plantear y planificar tu primera estrategia de tu negocio.

Una vez que tu negocio alcance su punto de equilibrio, utilizando su fórmula, podes empezar a plantearte distintos objetivos de ganancias para planificar, a partir de allí las estrategias para ir alcanzándolos y seguir creciendo.

Para calcular el punto de equilibrio y los objetivos de ganancias vas a tener que presupuestar tus costos fijos y conocer la contribución marginal de tu negocio.

Además, conocer estos datos, te va a permitir saber cuantos productos o servicios tenes que vender para alcanzarlos. Lo que es importante para saber si es fácticamente posible para tu negocio tal cual esta estructurado ahora o si es necesario empezar a tercerizar parte del trabajo para lograrlo.

  1. Siempre medite.

Tus métricas son súper importantes.

Es ultra vital para tu negocio que midas el tiempo que trabajas en él, el tiempo que te lleva cada tarea.

Siempre tene presente que el tiempo es dinero y que cuanto más tiempo te lleve realizar una tarea menos estas ganando por esa actividad. Por eso es imprescindible medir y ocuparte de gestionar tu tiempo de la manera más productiva posible.

Para esto, planificar es el recurso número uno, además de todas las herramientas que podes utilizar para hacer todo más eficientemente.

Pero medir va más allá.

Es importante medir para conocer, entre otras cosas, que productos o servicios te son más rentables, que productos o servicios tienen mayor contribución marginal, que productos o servicios se vendan más y cuales menos, que momentos del año son mejores y cuales peores, etc.

También es super importante medir los resultados de todas tus acciones de marketing, de todas tus campañas publicitarias, etc.

  1. Medí tu rentabilidad.

Seguimos con las métricas, si, pero a esta le doy un apartado especial.

Todos los meses al finalizar, calcula la rentabilidad de tu negocio durante el periodo. Es importante conocer la realidad para poder actuar en consecuencia.

Conociendo los datos facticos podés planificar los pasos a seguir: que acciones de marketing vas a llevar adelante para aumentar la rentabilidad si es necesario o para mantenerla de ser el caso.

  1. Reservate un espacio semanal para trabajar en las finanzas y en la gestión de tu emprendimiento.

Todas las semanas bloquea en tu agenda un par de horas el día que mejor te venga para sentarte con vos misma a analizar los números de tu negocio y la gestión que estas haciendo del mismo.

Analiza las ventas, los costos, los resultados, hace mediciones y análisis, fíjate que va bien y que podes mejorar. Esa es la forma.

  1. Lleva una Agenda de Pagos.

Es también muy importante que lleves control de los pagos que tenes que ir haciendo. Y para hacerlo bien, para que te sea útil de manera tal que un pago nunca te agarre sin fondos suficientes para hacerle frente, te recomiendo que lo hagas en forma de agenda, para que siempre tengas en claro y a la vistas los pagos que vas a tener que hacer y puedas ocuparte de tener con que afrontarlos.

  1. Invertir para crecer.

Siempre es necesario invertir para seguir creciendo. Ya sea en nuevas maquinarias, en espacio, en mejorar el packaging, el producto o el servicio o , incluso en capacitación, siempre es importante estar dispuesto a invertir.

Un negocio que deja de invertir es un negocio que se estanca.

  1. El control de tus números es para siempre

Este nuevo camino de tener en claro tus finanzas, conocer tus números, tener en claro el rumbo económico de tu negocio es un camino de ida.

Tiene que ser algo así como un nuevo estilo de vida para vos como gestora de tu negocio para que este siempre este saludable, sea rentable y pueda crecer.

No es cosa de un día, de una semana o de un mes. Es una rutina que tiene que acompañarte siempre. Es más, cuanto mayor sean las operaciones de tu negocio, mayor sofisticación deberá tener tu sistema de gestión administrativa.

  1. Finanzas y marketing un solo corazón.

Recorda siempre que tienen que ir de la mano. Las finanzas te marcan el camino hacia donde tenes que rumbear tu negocio, te permiten plantearte objetivos, y el marketing te va a dar todas las herramientas a las que podes recurrir para alcanzarlos.

El uno sin el otro, son casi y sin sentido.

BONUS TRACK

El crecimiento de tu emprendimiento, trabajándolo como corresponde, es posible y casi te diría que probable. Pero tene en cuenta que vas a tener que acompañar ese crecimiento amoldándote a las nuevas realidades que van a ir presentándose. Si no te adaptas y acompañas cada una de esas etapas, es posible que seas vos misma la que limites el crecimiento y el éxito de tu negocio.

¿Que te pareció este súper manual?

 

 

No Comments

Post A Comment